Héctor Sánchez de la Serna

Héctor es un diseñador gráfico, músico y actor que nació Huesca. Actualmente vive en Buenos Aires, trabaja para el Museo del Cine de Buenos Aires y dirige su propia empresa, VaVinilo. Guitarrista de las bandas Lucca (España) y Los hombres Rana (España) y cantante y trompetista de Coco Bongo (Argentina).

Con tan solo 6 años fue campeón mundial de Aragón en carrera de patinaje sobre ruedas.
(Arriba está la fotografía como documento que atestigua dicha información)

Programador de la edición openMIC MQEC3, donde reúne sus artistas favoritos con la ilusión de crear lazos a través del ancho y basto mar.

José Ignacio Callén

Filólogo y periodista, Máster en periodismo por El País y en Gestión Cultural por la Universitat Oberta de Catalunya, además de Postgrado en Dirección de Centros Académicos. Destinado en 2010 en el Instituto Cervantes de Nueva York como profesor y responsable DELE (Diploma de Español como Lengua Extranjera), además de llevar a cabo tareas de coordinación académica. Actualmente se encuentra en la sede central del Instituto en Madrid en una Comisión de Servicios en el Departamento de Certificación Académica. En el pasado (2001 – 2006) desempeñó tareas de responsable de Aula Cervantes como gestor académico y cultural en Bulgaria y Seattle (EEUU).  

En los 80 fue fundador del grupo de música experimental Círculo de Viena, con la grabación final del disco El juego de los espejos en 1990. Además colaboró con iniciativas literarias y culturales de la llamada Factoría Tránsito, mítico local oscense de conciertos y agitación cultural. Durante los 90 se propuso sacar adelante la revista de creación literaria e información artística Animal de fondo de la que se publicaron tres números. Durante su estancia en Nueva York ha tenido la oportunidad de conocer a varios artistas españoles que desarrollan su trabajo en Nueva York y realizar algunas colaboraciones con ellos, tales como Lorenzo Sanjuán y Antonio Ortuño. Fue colaborador inicial y participante activo en la organización y puesta en marcha del primer openMIC oscense de 2016.

Julio Casterad

Desde muy joven estudió música en el Conservatorio de Huesca, ampliando sus conocimientos en el Centro de Estudios del Sonido e Imagen de Madrid con formación técnica en sonido, producción, imagen e iluminación.

Tiene una vasta experiencia como músico, compositor, técnico de sonido, productor y docente. Su nombre está estampado en Círculo de Viena, Willy Giménez y Chanela, Mestizos, Hato de Foces, TecnoLine, Universidad de Zaragoza, …

Julio adoptó openMIC desde sus inicios demostrando que las utopias artísticas se pueden hacer sin sufrimiento, le seguimos toda la manada esperando que entregue de una vez las insignias que nos merecemos todos.

Es el responsable de una olla a presión a modo de coworking (Espacio Negocio) donde se cuecen y moldean propuestas tan interesantes como Limenartis, Legalizartes y openMIC.

Víctor Vallés

Fue el encargado de la sonorización en los dos primeros años, después le entregó el testigo a RAMPA. Es componente del grupo Smoke Banana.

Alejandro Villacampa

Alejandro es un pedagogo y un catalizador de multitud de eventos artístico-musicales y festivales en Huesca. Ha colaborado con todo lo que se mueve en Huesca. Muchas y diversas son las experiencias que Alejandro Villacampa a.k.a. Alemusicman mantiene con la música desde hace más de veinte años. En 1983 inicia este camino junto a sus melómanos progenitores en Huesca, ciudad donde ha residido la mayor parte de su tiempo. Fue en el Conservatorio donde comenzó a estudiar música a los 11 años.

Virtuoso “multi-instrumentista” que domina tanto el mundo analógico como  el digital, viene siendo el factótum musical de muchos grupos y creaciones musicales oscenses de las últimas décadas.

Ha grabado en discos que pasan por el Funk, Jazz, Rock, Hip-hop, Infantil… También en el mundo del sonido, los escenarios y la programación, con funciones diversas como por ejemplo la dirección técnica del openMIC Huesca, ademas de otras mil fuciones.

Antonio Escartín

Desde mi más tierna infancia siento un amplio interés por el arte y la tecnología que con el tiempo se han convertido en una profunda pulsión por aunar ambas áreas. Desde la adolescencia tuve claro que me decantaría por el arte en mi futuro profesional, lo que me llevo a estudiar bachillerato artístico y a probar posteriormente suerte con la carrera de Bellas Artes, dejándola inconclusa por diferencias irreconciliables con el dogma académico impartido en la facultad de Teruel. Tras pasar por una época naif en la agricultura ecológica, volvería a mis raíces a través de un ciclo de diseño gráfico, que sin pena ni gloria acabe, tras lo que me di cuenta de la imposibilidad de no trabajar gratis, es decir obtener remuneración por trabajar, en algo relacionado con mi formación artística, probablemente no era lo suficiente bueno… 

El gran Plot Twist: finalmente un taller de empleo me brindo la oportunidad de aprender los rudimentos de la programación y reciclar todos mis conocimientos de diseño y arte para volcarlos en el desarrollo de aplicaciones web, llegando así por fin a mi meta de aunar arte y tecnología a la vez que se me remunera por ello!

Antonio Viñuales

Sujeto a las leyes de la física, 1,83 metros , 74 kilogramos , casi medio siglo de tragicómicas andanzas, poco más que añadir como dijo un sabio doctor ” los detalles de mi vida carecen de importancia “

Toni no es un elemento químico,
es pluricelular,
mayormente carbono y nitrógeno.

Guitarra en SCR y todo el mundo sabe que es un ex Black Sheep, un griego hasta la medula y que es el primer cyborg que tiene conexión cerebral directa a lyricsfreak.com.

Ramiro Fumanal

El el 2016 openMIC empezó su andadura Gracias a Ramiro y Pilar Garcia en la Catalítica, un innovador proyecto económico y social que se inspira en las apuestas más modernas de colaboración artística y comercial. Se encuentra en la calle Lanuza, en lo que era la vieja panadería Bonilla. Mantiene parte de su encanto industrial y, gracias a los muebles y la decoración (casi toda realizada con productos reciclados), entrar en el local supone descubrir un recinto a la altura de las grandes capitales europeas.

Pilar y Ramiro son la pareja que un día imaginaron crear un espacio como este y que con esfuerzo y dedicación han convertido La Catalítica en una realidad. Así es como surge este centro multidisciplinar totalmente dirigido a potenciar el desarrollo de proyectos tanto propios como externos con diferentes finalidades: culturales, empresariales, artísticas, personales…

Sus puertas están abiertas para todo el mundo, realizando actividades y cursos que se adapten a todos los gustos y tipos de público. Nuestro objetivo es crear una comunidad de usuarios que a pesar de sus diferencias tengan algo en común: el espíritu catalítico y las ganas de pasarlo bien.